Todo lo que necesitas saber sobre el CBD (y un poquito más)

Es bastante posible que hayas oído hablar del CBD, que hayas visto algún producto relacionado con el mismo o incluso que ya lo estés usando. Pero, ¿sabes realmente qué es el CBD? ¿Es legal? ¿Y qué hace exactamente en el cuerpo? ¿Cómo se usa? ¡Sigue leyendo para resolver tus dudas sobre el CBD en este artículo!

¿Qué es el CBD?

Un error de concepción habitual a la hora de hablar de CBD es asumir que se trata de “cogollos” (cuya denominación en textos legales es “sumidades” o “inflorescencias”), o directamente en plantas de cáñamo o cannabis desprovistas de THC. Aunque es cierto que el CBD está relacionado con el cáñamo, no es ni una cosa ni otra.

CBD es la abreviatura de “cannabidiol”, una molécula química que puede tener un origen natural (extraído de la planta del cáñamo) o ser sintetizado en laboratorio. El hecho de que sea una molécula aislable implica que es una parte del total; salvando las diferencias, hablar de CBD sería como hablar de clorofila (la planta del cáñamo o sus sumidades también contienen clorofila). Saber que el CBD es un compuesto aislado del resto es fundamental para entender tres características clave del CBD que han sido confirmadas por de la OMS1:

    • El CBD no es psicoactivo: Aunque proceda del cáñamo, no altera la percepción de la realidad (no “coloca”).
    • El CBD no tiene potencial de abuso: Usarlo no desemboca en un consumo excesivo que tenga un impacto en las relaciones sociales, familiares, en el trabajo, etc.
    • El CBD no produce dependencia: la interrupción de su administración no genera un síndrome de abstinencia.

Ahora que ya hemos descrito el CBD, podemos pasar a hablar de su estatus legal y de las razones que lo han convertido en un fenómeno tan popular.

¿Es legal el CBD?

Esta es la primera pregunta que se suele hacer sobre el CBD, presumiblemente por su procedencia. Puedes encontrar una respuesta detallada en nuestro artículo ¿Es legal el CBD?, pero para que puedas seguir leyendo tranquilamente vamos a hacer un resumen: El CBD natural o sintético es totalmente legal en la Unión Europea desde el año 2021. Eso sí, llegar a este punto no fue fácil.

En el año 2014, una empresa francesa que comercializaba vapeadores electrónicos con CBD recibió una dura sanción por distribuir lo que en aquel momento se consideró un “estupefaciente”. Tras un largo litigio, varios recursos y muchos análisis científicos, el Tribunal Superior de Justicia de la UE determinó que el CBD no es un estupefaciente y puede ser vendido legalmente.

El siguiente paso era encontrar una definición legal para el CBD que incluya su autorización para el consumo humano: ya hay fármacos aprobados que contienen CBD2, pero esta clasificación excluiría el uso doméstico. La Comisión Europea ha propuesto considerar el CBD un nuevo alimento, pero la normativa de la UE es muy exigente a la hora de determinar la seguridad de estos nuevos alimentos (o “novel foods”) y requiere estudios exhaustivos para su aprobación. Estos estudios están en marcha, pero todavía no han finalizado así que, ¿qué hacer con el CBD mientras tanto?

La solución que ha adaptado la UE mientras se evalúa la seguridad del uso de CBD como nuevo alimento es determinarlo como cosmético: puede ser usado en humanos y comercializado libremente, pero esto implica que a efectos legales sólo puede ser promocionado como “producto de uso externo”: aplicable en superficies externas (pelo, piel, labios), dientes y mucosas orales. La ley no prohíbe ingerir CBD, pero sí venderlo como alimento.

¿Qué ha hecho tan popular al CBD?

Contrariamente a lo que pueda parecer, el CBD no es una sustancia recientemente descubierta: en 1940 se publicó el primer estudio3 que describe el “Cannabidiol”, en los años 60 se determinó su estructura química y durante los años ochenta se llevaron a cabo estudios que dieron a conocer los efectos que ejercía el CBD en el cuerpo humano. Fue durante estos estudios cuando se confirmó que el CBD, además de carecer de capacidad psicoactiva, parecía tener influencia sobre el control motor, aliviando los espasmos musculares de las crisis epilépticas.

Esta última característica recibió especial atención por parte de la ciencia, desembocando finalmente en la creación de los fármacos mencionados anteriormente, y también sirvió de trampolín para el desarrollo de nuevos estudios con CBD. Desde entonces, se sabe que el CBD ejerce multitud de efectos biológicos (muestra efectos antioxidantes, antiinflamatorios, antipsicóticos e inmunomoduladores, entre otros4) sobre receptores ampliamente distribuidos por el cuerpo (el cerebro, el intestino, el corazón, los músculos, el sistema inmune, etc); también gracias al CBD sabemos que la mayoría de los seres vivos poseen el llamado “sistema endocannabinoide”, un conjunto de receptores y sustancias moduladoras que regulan funciones tan importantes y diversas como los estados de ánimo, el estrés, la memoria, el aprendizaje, la motricidad o la percepción del dolor.

Dentro de estos efectos biológicos hay dos que destacan especialmente: durante algunos estudios en humanos y animales se observó que como “efecto secundario” el CBD reduce los niveles de ansiedad, y que a partir de cierto punto comienza a presentar un efecto sedativo, facilitando la transición de la vigilia al sueño. Se podría decir que estas dos características han hecho que el CBD se gane el favor de la población general, haciendo su uso popular más allá del ámbito médico.

Por último, aunque hayamos dejado claro que CBD no es un estupefaciente, es evidente que la desestigmatización (y en algunos casos incluso despenalización) del uso del cannabis en varias partes del mundo ha influido positivamente en la opinión pública, generando una gran aceptación social de los compuestos o productos derivados del cáñamo.

¿Qué es el aceite CBD broad spectrum? ¿Por qué hay varios porcentajes?

Ya hemos explicado qué es el CBD, conocemos su estatus legal y los efectos que tiene en el organismo; aún así es posible que en nuestras redes sociales o navegando por nuestra tienda online hayas visto palabras junto al CBD que no parecen tener un significado claro, o que no comprendas el formato en el que se presenta el CBD.

Comencemos por el formato: el CBD 100% puro cristaliza, adquiriendo un aspecto similar al azúcar glass; además es una sustancia lipófila e hidrófoba, lo que quiere decir que se disuelve fácilmente en grasa o alcohol pero se resiste a la disolución en agua. Es conocido que los aceites, sustancias grasas, tienen un gran poder de penetración en los tejidos: si unimos aceite y CBD nos encontramos frente a un producto fácil de aplicar que además permite incorporar otros ingredientes también solubles en grasas, como aromas naturales.

El apellido “Broad spectrum” hace referencia a una clasificación no oficial que acompaña a los productos con CBD y se ha hecho popular. La palabra “spectrum” o “espectro” hace referencia al conjunto de moléculas procedentes del cáñamo que acompañan al CBD, distinguiéndose tres tipos de espectros:

    • Isolate o aislado: Sólo contiene CBD.
    • Broad Spectrum o espectro amplio: Contiene CBD, cannabinoides menores no en cantidades pequeñas (igualmente no psicoactivos) y terpenos, que son las sustancias que dan aroma y sabor a las plantas (como la ya mencionada clorofila o el limoneno, responsable del aroma característico de los cítricos).
    • Full Spectrum o espectro completo: Contiene CBD, cannabinoides menores, terpenos y THC. El THC sí es un cannabinoide psicoactivo (es el responsable de los efectos asociados al consumo de cannabis), aunque a nivel legislativo europeo los productos pueden contener un máximo de un 0,2% del mismo.

La razón de no usar sólo CBD es que se sospecha que el resto de componentes pueden tener un efecto sinérgico con el CBD aumentando sus propiedades, aunque esta característica todavía está pendiente de demostrar. En cuanto al Full o Broad Spectrum, en The Smiling Drop nos hemos decantado por el segundo: aunque el THC se encuentre dentro de los límites legales se sabe que puede incrementar la ansiedad y producir un estado de euforia, que suele ser precisamente lo contrario a lo que buscan las personas que usan CBD.

Por último, hay dos motivos por los que el aceite CBD se suele presentar en distintos porcentajes. En primer lugar, de acuerdo a las conclusiones presentadas por algunos estudios las cantidades de CBD más bajas tienden a presentar un efecto antiestrés o ansiolítico, mientras que cantidades más más altas permitirían alcanzar los efectos sedativos. En segundo lugar, la intensidad de los efectos del CBD varía de persona a persona: presentar el aceite de CBD en distintos porcentajes facilita su administración, haciéndolo asequible a cualquier persona y adaptable a cualquier situación.

¿Dónde puedo conseguir aceite CBD?

¡En la tienda online de The Smiling Drop, por supuesto! Podrás encontrar aceites CBD Broad Spectrum naturales o sus equivalentes acompañados de deliciosos aromas frutales; si buscas CBD para tu mascota, también podrás encontrar aceite CBD con aceite de salmón. ¡Disfrútalos!

Referencias

1 https://www.who.int/docs/default-source/controlled-substances/whocbdreportmay2018-2.pdf?sfvrsn=f78db177_2

2 Los más populares son Epidiolex, utilizado para el tratamiento de crisis convulsivas epilépticas en el síndrome de Lennox-Gastaut y el síndrome de Dravet, o Sativex, empleado en el tratamiento de la rigidez o espasticidad muscular de enfermos de esclerosis múltiple.

3 . Am. Chem. Soc. 1940, 62, 1, 196–200. Publication Date:January 1, 1940 

4 Atalay, S.; Jarocka-Karpowicz, I.; Skrzydlewska, E. Antioxidative and Anti-Inflammatory Properties of Cannabidiol. Antioxidants 2020, 9, 21.

Comentarios (0)

No hay comentarios